Oct 13
Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape-Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness

Yoga. Maneras insólitas de esta práctica milenaria

La práctica del yoga, que tiene millones de adeptos alrededor del mundo, ha tenido una gran evolución que seduce a muchos, y a los más estrictos y conservadores preocupa.

A medida que pasan los años esta práctica sigue sumando fanáticos en todo el planeta, seguramente por la occidentalización de sus métodos para desarrollarla. El yoga es una moda que no se extingue; miles de personas se animan a probarla en todas sus formas. Su práctica en estos días puede ser en un gimnasio, en la montaña, bajo los efectos de la luna, con mascotas o hasta sin ropa…

Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape - Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness 6

Yogascape. © Shutterstock

Yogascape: para irse de viaje

En las paredes de la sala donde se imparte la clase, se proyectan imágenes de espectaculares paisajes como playas, desiertos, lagos, montañas e imágenes abstractas, creando una experiencia sensorial muy distinta.

Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape-Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness

Beer yoga. © Shutterstock

Beer yoga: energía adicional

Se originó en Alemania y, por supuesto, invita a realizar asanas o posturas mientras se disfruta de unos traguitos de cerveza. Las botellas forman parte de la dinámica de la clase; los participantes pueden usar además la botella como deseen, sosteniéndola en sus manos, haciendo equilibrio sobre sus cabezas o simplemente tomando su contenido, pero siempre evitando que se derrame el líquido (es una condición). Y aunque solo está permitido una cerveza por sesión, esta clase de yoga va ganando cada día más adeptos en nuestro medio. ¿Por qué será?

Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape-Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness

Hot Yoga. © Shutterstock

Hot Yoga: calor al máximo

Conocida como Bikram yoga, se la lleva a cabo en un ambiente a 42 grados, con una humedad de 40%. La duración de la clase es de 90 minutos y se practican 26 posturas y 2 ejercicios de respiración, permitiendo quemar entre 500 y 1.200 calorías por sesión. La temperatura alta ayuda a tener mayor flexibilidad porque favorece la relajación de los músculos evitando las lesiones.

Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape-Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness

Pet Yoga. © Shutterstock

Pet Yoga: aliviar el estrés

Una alternativa actual para los amantes de los animales y el fitness. Los participantes pueden incluir a sus mascotas, perros y gatos principalmente dentro de la rutina. Los expertos que llevan adelante esta modalidad indican que esta compañía puede ser de gran ayuda para aliviar el estrés después de una jornada de trabajo. En Estados Unidos, existen parques y gimnasios donde se puede practicar con estos animales domésticos.

Yoga Maneras insolitas - milenaria - María Mercedes Castro - Yogascape-Beer yoga - Hot Yoga - Pet Yoga - Yoga Fitness

Yoga Fitness. © Shutterstock

Yoga Fitness: fuerza y tonificación

Es un yoga inspirado en el fitness, con un gran trabajo a nivel muscular, incrementando su flexibilidad y fuerza. La principal característica es que las asanas o posturas son repetidas en series de 30 a 40 segundos para ayudar en la quema de calorías. Las respiraciones y los estiramientos también tienen un tiempo corto de práctica. Se trabaja sobre el mat y con la fuerza del cuerpo, pero posee rutinas que involucran ejercicios de cardio, fuerza y movimientos armónicos.

Gustavo Plaza, maestro de yoga con más de 20 años de práctica y creador de Sadhana Conference Yoga -uno de los eventos más importantes del mundo- explica que el nombre de esta práctica viene del sánscrito Yug, que significa unión, unir, juntar. En un sentido general, es la búsqueda de la unión entre el ser humano (espíritu individual) y Dios (Espíritu Universal).

“Yoga es silenciar la mente para experimentar la paz y dicha del espíritu”.

Bajo ese contexto, lo que observamos en el mundo con referencia a la práctica del yoga, con tantas variaciones insólitas, se distancia mucho de su filosofía original. El maestro Plaza es radical y va más allá, estableciendo algunas categorías actuales en la práctica de esta disciplina:

– Hollywood Yoga: creado solo para la belleza del rostro.

– Yoga Fitness: para que el cuerpo siga con una apariencia juvenil.

– Harvard Yoga: el de los intelectuales que se preocupan, por ejemplo, de las traducciones de los textos que profundizan en este saber. Y aunque resulta sumamente interesante, podrían quedarse solo en la parte intelectual y no avanzar en la práctica.

– Yoga del Himalaya: aquel que busca la serenidad, la autopurificación, la meditación y la realización del Ser.

El experto opina que actualmente, en Occidente, el yoga se preocupa principalmente de la parte física, las asanas o posturas. Sobre todo, el Hatha Yoga, se ha vuelto muy popular y su práctica está muy deformada pues se ha olvidado su esencia para convertirlo en un producto más del marketing.

Sofía Lira, seguidora de la tendencia del  Hot Yoga y propietaria de un local que lo practica, afirma que para ella es importante difundir la “apertura y facilidad” que esta práctica ofrece. La experta asegura que el yoga “es para todos” y que es una alternativa interesante y sana para el público que siempre está en búsqueda de novedades. Para ella, esta variación tiene algunos  beneficios ya que el calor puede ayudar a obtener mayor flexibilidad y de esa forma se evitan las lesiones. “No hay que tener miedo a desviarse de la tradición, siempre y cuando nos mantengamos al servicio; el mundo y nosotros estamos en constante cambio y así mismo es el yoga con su flexibilidad nos permite ajustarnos a las necesidades actuales de los cuerpos y la mente”.

Claudia Echeverri lleva más de 12 años en el camino del trabajo interior. Ha practicado Hatha, Vinyasa, Kundalini, Tantra yoga y meditación, ayudándola a ser perseverante, a concentrarse en su ser y a respirar conscientemente. Opina que el Hot Yoga es una variación que la ayuda a sudar y que se siente cómoda y relajada, sobre todo en días fríos.

Al reencuentro de la salud

El estrés y el trabajo van dejando huellas en la salud de las personas y no todos se sienten atraídos por los gimnasios -donde hay que demostrar casi desde el inicio tener un buen estado físico y resistencia para todas las rutinas impartidas. Tampoco están buscando generar una  conexión con el Ser Superior o con algo más sublime. Entonces, el yoga occidental o de estos tiempos es una alternativa para empezar a cuidar la salud y sentir -en su interior- si los cambios se quedan solo en lo físico o sin darse cuenta comienza a experimentar una paz que viene desde lo más profundo de su ser.   

Por María Mercedes Castro