Oct 15
Workaholics: Cuando el trabajo lo es todo

Workaholics: Cuando el trabajo lo es todo

La adicción al trabajo puede llegar a un extremo en el que la irritabilidad y la hiperactividad generan cuadros de estrés y ansiedad que llegan incluso a traducirse en graves problemas de salud y aislamiento social.

La adicción al trabajo es un comportamiento que consiste en la dependencia absoluta a las tareas laborales. Quienes padecen esta adicción, pueden llegar a ver sus relaciones personales deterioradas y supone, a largo plazo, una grave y profunda depresión.

“Este tipo de adicto se preocupa en exceso por el trabajo, conducido por una motivación incontrolable e invierte tanto tiempo y esfuerzo en este que le impide realizarse en otras áreas importantes de la vida”. Así define la revista Journal of Managerial Psychology al adicto al trabajo.

Perfil de un Workaholic

Según el psicólogo Ovidio Peñalver, la persona que se convierte en adicta al trabajo suele tener comportamiento compulsivo y busca una satisfacción inmediata.

“Tienen una necesidad de ser admirados. Más que buscar dinero y beneficios económicos, tratan de alcanzar el mayor éxito posible y, para alcanzarlo, piensan que es necesario trabajar más horas de las que tiene pautadas”.

Afirma además que experimentan cansancio e irritabilidad cuando no trabajan los fines de semana, aunque tratan de llenar con trabajo los huecos libres que tienen.

Factores que propician esta adicción

Hay algunos de los factores que están en el ambiente que favorecen la aparición de este problema.

1.- Actividad profesional dedicada a las ventas agresivas.

2.- Culturas empresariales que premian la actitud que tienen.

3.- Miedo al despido, sobre todo en períodos de crisis económica.

Aunque en un principio las horas extras pueden verse recompensadas con aumentos de sueldo o ascensos, a largo plazo la exigencia hacia los demás conlleva a exigirles el mismo ritmo. No saben delegar, y eso genera conflicto en la empresa y mal ambiente. Hay gente que se refugia en la oficina para evadir los problemas en casa o con la familia.

¿Se necesita terapia?

Ovidio Peñalver apunta que la terapia a seguir por alguien que se ha dado cuenta de que es un adicto al trabajo no dista mucho de la terapia a seguir con cualquier adicción:

1.- Conciencia del problema.

2.- Análisis de dónde y desde cuándo la sufre.

3.- Cómo y por qué se ha configurado esta enfermedad.