Abr 10
ezequiel lopez peralta-un cafe con-nuestro mundo-sexologia-Andres Molestina G-Maria Jose Troya C-sexo-comedia

Un café con Ezequiel López Peralta

El sexólogo argentino volvió a Ecuador para compartir su show Sex o no Sex. Una comedia desenfadada, honesta, crítica sobre las relaciones de pareja y los encuentros íntimos.

¿Cómo se adentró en el campo de la sexología?

Mi educación vino desde mis padres: eran personas muy abiertas con el tema, lo hablaban con mucha naturalidad, con humor, con ciencia. Mi padre era psiquiatra y eso evidentemente ayudaba a manejar el tema desde un plano diferente; ninguno de los dos lo hablaba como algo extraño.

Desde lo familiar había una predisposición. Pero luego estudié psicología y a los 22 años tuve un pequeño programa que se llamaba Ayúdanos Freud que resultó un éxito y me llamaron de un canal regional para hacer un programa de sexo. Estudié al tema con más profundidad y me apasionó. Luego me formé de manera académica y he cumplido 20 años de estar totalmente sumergido en esta especialidad. He realizado terapias, conferencias, he escrito libros, he sido profesor universitario, asesor en clínicas e incluso he abordado al sexo desde la comedia.

¿Cómo abordar los temas de sexo en Latinoamérica cuando a la población le asusta o le avergüenza hablarlos en la intimidad y más aún en público?

A la gente le asusta el tema, pero uno como experto no debe asustarse jamás, porque es parte de la naturaleza y de la curiosidad humana. Pocas cosas que he escuchado me han conmovido o sorprendido; y eso le agradezco a mis padres porque ellos me educaron con normalidad en el tema. Esa es la clave. Yo no lo aprendi de grande, desde niño lo manejaba. Hay temas que he tocado en televisión o radio y para muchos son “pesados” por decirlo de alguna manera, pero son ¡normales! Y finalmente yo tengo mis creencias personales, y más allá de la religión o la cultura, esto se trata de respeto.

Más allá de la naturalidad ¿cómo trasmite su mensaje en canales tan diferentes: libros, Tv, radio, aulas y en bares?

En mi caso, nunca ha importado el medio como tal, porque me encanta comunicar. Desde chico estaba en concursos de literatura y me gustaba escribir o trasmitir mis ideas… creo que es algo innato y luego lo uní con un tema que me apasiona. Es algo mágico.

¿Cree que en Latinoamérica hay aún muchos tabúes frente al sexo? ¿Hemos evolucionado, por decirlo de alguna manera?

Tengo mis serias dudas. A veces creo que sí y otras siento que lastimosamente no. Por ejemplo, en Ecuador, hace 13 años, me entrevistaron y me pidieron que no diga ciertas palabras que les resultaban “fuertes”. Ahora, siento que no hay tanta restricción porque finalmente el lenguaje es el lenguaje, pero a la gente le cuesta decir las cosas por su nombre. No solo en Ecuador, sino también en Colombia, México, entre otros. La gente quiere aprender de su sexualidad, pero no se quiere exponer.

Pero no sería lo normal, de alguna manera, dejar lo íntimo para espacios de más confianza (la consulta, la cama, la pareja) en lugar de ventilarlo públicamente…

No estoy tan convencido de eso, ¿sabes? Por ejemplo, las parejas hablan entre ellas cosas íntimas de su relación: de sus conflictos, la economía, los hijos, pero la sexualidad también es parte del engranaje de la pareja y es lo que más les cuesta contar. No saben cómo abordar, cómo no herir al otro, cómo empezar, cómo plantear una fantasía que tienen… y creo que hay temas que son mucho más íntimos y los resuelven o los hablan sin mayor problema incluso frente a extraños. Hay ciertos componentes de la sexualidad que, en efecto, solo se pueden hablar con la pareja y no en otro ámbito, sin embargo, hay otras culturas que tocan este tema sin tabúes. En América Latina, nos cuesta mucho. Tal vez porque somos países jóvenes y la presencia de la Iglesia católica e ideologías más conservadoras han influido muchísimo.

ezequiel lopez peralta-un cafe con-nuestro mundo-sexologia-Andres Molestina G-Maria Jose Troya C-sexo-comedia 2

Nació en Mar del Plata, Argentina hace 45 años. Está radicado en Bogotá. Ha sido presentador de televisión, ha escrito tres libros, realiza asesorías de pareja e individuales, es investigador y comediante. Sus shows han recibido excelentes críticas en Colombia, México, Panamá y Ecuador. Fotos: © Andrés Molestina G.

Hay mucho de hipocresía también…

¡Claro! Te pongo otro ejemplo: en el atentado de las Ramblas en Barcelona, los medios lo difundieron mientras la gente moría atropellada y lo pasaban a cualquier hora. ¡Era algo violento! Pero al sexo no en cambio, no lo consideran apto. Evidentemente no se va a colocar una pareja en un acto íntimo a las dos de la tarde, pero sí en espacios con más audiencia para informar con expertos y conceptos claros. Es una doble moral que algún día habrá que resolver. Incluso las mismas leyes de Comunicación hacen que este tema sea tabú.

¿Cómo darle la importancia que merece el sexo en medio de la comedia que realiza con sus shows?

Requiere de mucha experiencia sobre todo porque hay que hacer reir a la gente cuidando de no ir en contra de aquello que pregono en el ámbito profesional: no puedo vulgarizar el tema, no puedo faltar el respeto. Es un trabajo cuidadoso en el texto; probarlo y probarlo. Observo mucho a los humoristas y me he formado con profesionales del teatro que me han ayudado con rutinas, pero en resumen se necesitan “horas de vuelo”.

¿Qué es lo que más les cuesta hablar a los ecuatorianos sobre la sexualidad?

La masturbación; genera incomodidad en los padres e hijos. La diversidad sexual: homosexualidad, bisexualidad, transexualidad cuesta mucho y prácticas sexuales (que son muy normales) porque una cosa es lo que la gente dice y otra es lo que la gente hace. Hablan de “normalidad” y “moralidad” pero cierran la puerta y pasa cualquier cosa. (risas)

Y ¿cuáles temas de sexualidad son más entendidos en el Ecuador?

Acoso sexual, embarazos no deseados, enfermedades, es como que los entienden mejor pero no los pasan a la parte práctica de la prevención o el cuidado.

¿Le ha resultado intimidante a su pareja estar con alguien que sabe tanto de la materia?

Cuando son relaciones de pareja establecidas, el tema afecta menos. Al inicio sí puede ser incómodo. Siempre quieren ponerme a prueba (risas).

Por: María José Troya C.