Sep 05
Steven Madden

STEVE MADDEN LOCURA MILLONARIA

SU NOMBRE ES UNO DE LOS IMPRESCINDIBLES EN EL MUNDO DE LA MODA: SU FORTUNA ASCIENDE A $ 120 MILLONES DE DÓLARES.

Se lo pudo ver en el filme El lobo de Wall Street, retratado como un tímido emprendedor que, con un golpe de suerte, empezó a cotizar en bolsa. Sin embargo, la historia de Madden no tiene que ver con el azar sino con la visión y el empuje y también con mucho dramatismo, esencia que ha impregnado en sus colecciones de zapatos y accesorios. Steve es un hombre impulsivo, un tanto loco y, para muchos, algo algo vulgar en su trato. Sus creaciones tienen una inspiración musical con mucho rock & roll y dosis fuertes de grunge noventero. El empresario inició vendiendo sus diseños en el maletero de su auto en Nueva York. Se involucró en la venta de calzado gracias a su padre, quien quiso alejarlo de los vicios de la calle. Sin embargo, pasó algunos años en la cárcel. 

En 1990, invirtió 1.100 dólares para su marca. Su primera tienda, en un garaje, despegó con la venta de su —ahora icónico zapato— Marylou, y con una campaña que mezclaba animación con modelos reales.

EL ZAPATERO A SUS ZAPATOS

Con la ayuda de Jordan Belfort, el Lobo de Wall Street, su marca creció en la bolsa de valores y vendieron 22 millones de acciones en tres horas. Entre 1997 y 1999, sus ingresos subieron de 59 a 163 millones de dólares. Actualmente, la compañía está valorada en $ 2,6 mil millones, aunque el ya no es el CEO de la marca.