Dic 24
Salud Financiera_NuestroMundo.

SALUD FINANCIERA PARA EL 2020

Por: Abraham Mora

NO ES FÁCIL, PERO ES POSIBLE. EN EL NUEVO AÑO, SE PUEDE AHORRAR SI SE TOMAN EN CUENTA ALGUNOS CONSEJOS.

Hacer el balance del 2019 y empezar a pensar en el año que viene constituye una enorme carga emocional, llena de retos e ilusiones. Pero, lastimosamente, puede quedar en buenas intenciones cuando se trata de ahorro, planificación de cuentas personales y manejo adecuado de las finanzas personales. 

Para iniciar un año lleno de salud financiera, en primer lugar, se debe separar las finanzas personales de las macro finanzas. Esto significa que los gastos a incurrir durante el año deben pensarse en función de los ingresos personales, y no en función de la esperanza de mejora que el macro ambiente o el país pueda generar. En segundo lugar, es imprescindible tener en cuenta los siguientes factores.

Hacerse responsable de las obligaciones adquiridas: es imposible volver atrás, sobre todo cuando diciembre es el mes de mayor gasto por las compras navideñas; es decir, es cuando se asume más deuda. Por eso, es importante empezar el nuevo año enfocándose únicamente en cubrir a tiempo las responsabilidades asumidas. Así se evitará pagar intereses, que finalmente son los que hacen que la deuda crezca y dañe la planificación de gastos. 

Proponerse metas de ahorro: la disciplina es el motor principal para cumplir las metas de ahorro, y una ayuda para lograrlo es valerse de las app bancarias. Se puede usar las aplicaciones de nuestro banco, para restringir los gastos innecesarios en los primeros meses. Por otro lado, delegar tareas de ahorro y consumo a los miembros de la familia permitirá que los gastos variables se reduzcan significativamente. Por ejemplo, el hijo de 12 años puede tener la tarea de apagar las luces y comparar los ahorros mensuales logrados.

Perder el miedo a las finanzas personales: empezar el año con pie derecho en temas econónicos es una tarea fácil, simplemente hay que perderle el temor a revisar los estados financieros, los gastos en la tarjeta y las deudas adquiridas. Es cuestión de interesarse más e informarse mejor, para tener claro lo que se tiene que pagar versus lo que se puede gastar.

Eliminar o reducir gastos discrecionales: los gastos discrecionales son aquellos que se deciden hacer tan solo por gusto. Por ejemplo: salir a comer o a bares y discotecas, contratar un nuevo servicio de streaming, entre otros. De la misma manera, eliminar gastos de suscripciones o membresías que no se usan con frecuencia permitirá tener más dinero a disposición, para alcanzar el resto de las metas financieras.

Por último, en temas de ahorro, no existen montos buenos ni malos, solo aquellos que se pueden cumplir, con la ayuda de la familia. De esta forma, se puede seguir pasos importantes para planificar las futuras compras o inversiones, con orden y responsabilidad, y así tener un nuevo año con las finanzas personales en verde.