Feb 08

Nuevos desafíos para el aeropuerto de Quito, luego de cuatro años

Considerado por tres años consecutivos como el Aeropuerto Líder de Sudamérica por los World Travel Awards, y con cuatro estrellas a la calidad de servicio en Skytrax, el nuevo Aeropuerto Internacional de Quito, abierto el 20 de febrero de 2013, marcó un antes y un después en la historia del transporte aéreo de la capital ecuatoriana. Ello ha permitido un verdadero salto hacia el futuro con un moderno aeropuerto, construido desde cero, que garantiza la seguridad operacional, la eficiencia y la conectividad. A estas condiciones propias de la infraestructura del aeropuerto se suma el compromiso de Corporación Quiport para administrar y operar el aeropuerto con elevados estándares de calidad reflejados en el servicio a usuarios, clientes y pasajeros.

Para Andrew O’Brian, presidente y director general de Corporación Quiport, es motivo de satisfacción que el aeropuerto haya superado las expectativas que se tenían. “Al desarrollar y construir el proyecto sabíamos que la responsabilidad era muy grande, pero gracias a un equipo humano muy profesional y al apoyo y experiencia de nuestros accionistas, no solo abrimos el nuevo aeropuerto sino que además de inmediato comenzamos un proceso de mejora continua que es la base sobre la que sustentamos nuestra gestión”, declara.

Enfocados en conectividad y servicio

El impulso a la conectividad ha sido más que evidente con cinco aerolíneas nuevas, nueve rutas directas adicionales y 17 vuelos y frecuencias nuevas en rutas existentes, abiertas desde febrero de 2013. De manera similar, la terminal de pasajeros ofrece comodidad y todos los servicios necesarios para que los pasajeros puedan disfrutar de su espera en un ambiente agradable y con diversas oportunidades para relajarse, distraerse e incluso trabajar.

“Hemos dado pasos firmes para desarrollar el aeropuerto de Quito y colocarlo entre los mejores de la región y del mundo, pero nuestro trabajo sigue día a día. Lejos de pensar que abrir el aeropuerto era una meta, sabíamos que en ese momento empezaba la parte más dura de nuestro trabajo: descubrir cómo podíamos mejorar cada uno de los procesos y servicios aeroportuarios”, señala Andrew O´Brian.

En esa búsqueda fue fundamental el apoyo de las entidades gubernamentales que realizan controles -migración, aduanas, seguridad- y de los operadores comerciales del aeropuerto –tiendas, restaurantes y proveedores de servicios-. El principal responsable de Quiport lo explica: “nuestro trabajo se facilita cuando contamos con el apoyo de todos. Nosotros identificamos los problemas o las oportunidades de mejora y trazamos un plan para trabajar en esos aspectos, pero en la mayoría de los casos son nuestros operadores y las agencias de gobierno las que dan la cara al pasajero”.

El manejo de carga es otra de las fortalezas del aeropuerto, que es el principal punto de embarque de las flores de exportación del Ecuador. Unas 740 mil toneladas de carga han pasado por el aeropuerto de Quito en estos cuatro años de operación. Las condiciones de manejo de la carga aérea y de la infraestructura permiten que las operaciones de carga sean hoy más eficientes con la llegada de aeronaves de gran tamaño, entre las que se cuentan aviones Boeing 747-800, Boeing 747-400 y Boeing 777-200.

© Quiport

© Quiport

Un futuro prometedor

Los planes de Quiport no paran en el aeropuerto Mariscal Sucre. Para este 2017 se está trabajando en una reconfiguración del hall público de salida para optimizar el espacio y favorecer los flujos de pasajeros y usuarios; además se realizará la ampliación de la sala VIP Internacional y se analiza la implementación de nuevos sistemas tecnológicos que faciliten la operación eficiente del aeropuerto.

Andrew O´Brian tiene el objetivo muy claro: “Quito es la puerta de entrada a Ecuador: el aeropuerto es lo primero que un extranjero ve del país y la última al abandonarlo. La ciudad y el país merecen un aeropuerto de primer nivel como es el Mariscal Sucre. La gran responsabilidad es poner la vara cada día un poco más alto y sobrepasarla, encontrando soluciones creativas de gran impacto en el servicio”.

Por: Quiport