Abr 08
Empresas_Familiares_NuestroMundo

LA EMPRESA FAMILIAR Y SU LEGADO

Por: Sebastián López

“LOS HOMBRES PASAN, LAS INSTITUCIONES QUEDAN”

– JEAN MONNET, EL”PADRE DE EUROPA” –

Las empresas familiares constituyen el pilar fundamental de la economía. Son el principal contribuyente del PIB y las principales creadoras de fuentes de trabajo de cualquier país en el mundo. Un estudio reciente, de 2018, de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros analizó a 63.536 compañías ecuatorianas, concluyendo que alrededor del 86% de estas son de estructura familiar.

Uno de los objetivos de las compañías familiares es lograr su continuidad en el tiempo. Esta tarea es el principal reto ya que en los primeros cinco años de operación, aproximadamente el 85% de emprendimientos y compañías familiares desaparecen; de este 15% restante, solo el 30% la transfiere a segunda generación, un 12% sobrevive a la tercera generación y solo el 3% se transfiere a las siguientes generaciones.

Las empresas familiares exitosas, a través de distintos órganos familiares, como el Consejo de Familia, han entendido que los valores fundacionales bajo los cuales el patriarca creó la empresa tienen que transmitirse de padres a hijos consistentemente, que es necesario despertar la ilusión por ser empresario, inculcar el orgullo de pertenencia a la compañía y crear un sentido de responsabilidad por la transmisión de la propiedad de la empresa familiar recordándoles la oportunidad que tienen los nuevos accionistas de demostrar que son merecedores del legado de la compañía.

Este proceso juega un papel trascendental en la empresa, motivo por el cual el empresario busca el apoyo de asesores corporativos para:

• Estructurar un Reglamento de Funcionamiento del Consejo de Familia adaptado a la realidad de la empresa, incluyendo en determinados casos, miembros independientes que agreguen valor constante a las sesiones del Consejo.

• Desarrollar Protocolos Familiares robustos que prevean mecanismos de solución de conflictos, que permitan la convivencia de los familiares-accionistas y que contenga normas de cumplimiento obligatorio para las futuras generaciones.

• Efectuar un proceso de intervención con los accionistas para comprometerlos a transmitir los valores y los principios de la compañía con el ejemplo a las generaciones venideras.

• Crear planes de comunicación dentro de la empresa para desarrollar el sentido de pertenencia con sus miembros, recordándoles los esfuerzos del patriarca para catapultar a la empresa al lugar donde se encuentra actualmente.

Para la correcta implementación de estas herramientas, las empresas requieren de asesores externos que mantengan equipos multidisciplinarios, entre abogados, financieros, economistas y psicólogos familiares que dispongan de un sólido conocimiento del tema para evitar desvíos en los resultados esperados. La empresa familiar es la base de un país que progresa. Cuida la tuya con decisiones adecuadas y oportunas.