Jun 11
dieta-alimentos procesados-carbohidratos-colesterol-estreñimiento-grasas trans-lipidos-Maria Mercedes Castro

La dieta Cetogénica, la más popular por su eficiencia

La constante búsqueda por una figura y peso perfectos ha hecho que miles de personas escojan dietas sin saber si realmente van a ser beneficiosas para su salud. Pero más allá de los resultados que se obtengan, es necesario conocer los estudios que hay detrás de las más famosas. La dieta Cetogénica es una de las más buscadas incluso por las celebridades…

Este tipo de dieta es una alternativa que se encuentra en el inmenso mundo de la alimentación, considerada una de las más extremas debido a los sacrificios que conlleva y a los cambios que se ven y se sienten en el organismo.

De esta dieta ya se escuchó en 1920, y fue creada para ayudar a controlar las convulsiones epilépticas en personas que no respondían a los medicamentos. La dieta se basa en el proceso de cetosis, en el cual el cuerpo usa las cetonas como combustible en lugar de glucosa. Las cetonas son un subproducto del metabolismo de las grasas que se utilizan en tiempos de inanición, restricción de carbohidratos o ejercicio excesivo.

Cada comida se mide cuidadosamente, incluidos los líquidos, y un suplemento diario multivitamínico y mineral es imprescindible.

La doctora Bella López, médico nutrióloga, indica que esta dieta produce un estado similar  al que induce el ayuno, un estado anabólico, es decir de síntesis o formación de sustancias necesarias para el organismo en una situación anabólica de ayuno. “Para que el cuerpo alcance un estado de cetosis, la ingesta de calorías debe ser limitada y estar compuesta de 80% de grasa. Las calorías restantes deben provenir de vegetales y proteínas bajos en carbohidratos. Una vez que comienza la cetosis (generalmente a los pocos días de implementar la dieta), los niveles de insulina disminuyen, lo que hace que el páncreas comience a producir glucagón. Este determina la velocidad a la que se producen las cetonas y envía al cuerpo al modo de quema de grasa, por lo que la dieta ha ganado reconocimiento como un medio para perder peso”. 

Un estudio de la Universidad de California, en San Francisco encontró que llevar esta dieta podría además ser la clave para reducir la inflamación cerebral y ayudar a las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular y otras enfermedades como diabetes, Alzheimer, fibromialgia y epilepsia.

La dieta se adapta a las necesidades individuales

Se aconseja que el primer día y la noche sean un período de ayuno, y que la dieta se introduzca gradualmente durante un par de días para que el cuerpo tenga tiempo para adaptarse (de 3 a 5 días aproximadamente). Cada comida se mide cuidadosamente, incluidos los líquidos, y un suplemento diario multivitamínico y mineral es imprescindible.

El cambio metabólico por la dieta cetogénica se lleva a cabo cuando la ingesta de carbohidratos es muy baja y para eso la Dra. López asegura que el nivel de carbohidratos para bajar de peso debe ser 0.2-0.4g/Kg de peso por día, y el resto consumo de grasas y proteínas. Con esta fórmula “se genera una pérdida diaria de 400 a 600 Kcal/día aproximadamente.”

dieta-alimentos procesados-carbohidratos-colesterol-estreñimiento-grasas trans-lipidos-Maria Mercedes Castro 2

© Shutterstock

Sobre los alimentos para incluir:

  • Vegetales bajos en carbohidratos
  • Frutas bajas en carbohidratos
  • Carne
  • Aves
  • Pescado
  • Huevos
  • Leche
  • Nueces y semillas
  • Aceites saludables

Comidas que se deben evitar:

  • Vegetales altos en carbohidratos
  • Frutas altas en carbohidratos
  • Granos
  • Frijoles
  • Azúcar
  • Grasas trans
  • Alimentos procesados

Hay que tomar en cuenta que existen posibles efectos secundarios como la deshidratación, estreñimiento, colesterol alto, cambios de comportamiento al inicio de la dieta, pancreatitis, exceso de grasa en la sangre y deficiencias de vitaminas y minerales.

Como resultado, las personas que adoptan esta dieta, deben ser monitoreadas de cerca por un profesional, ya que no todas pueden seguir un régimen tan al pie de la letra para no causar complicaciones a su salud. “Las personas con enfermedades cardíacas o hepáticas tienen mayores riesgos, por el alto contenido de grasas que contiene la dieta, ya que no podrían metabolizar adecuadamente los lípidos y llevar a cabo la gluconeogénesis”.

Por otro lado, hay quienes se adaptan y siguen el régimen como indican los especialistas e indican que el mayor cambio que se siente está en la vitalidad que se experimenta, ya que los cuerpos cetogénicos son una mejor fuente de energía que el azúcar, el cerebro trabaja con más eficiencia y que el hambre y los antojos casi desaparecen.

Este régimen no se debe seguir para siempre: luego de 15 días de iniciada la dieta se comienza a notar la pérdida de peso, y luego de 10 a 12 semanas (tiempo máximo de duración) se verá una pérdida de peso más estabilizada, siempre y cuando exista una correcta combinación de carbohidratos, ejercicio y la supervisión de un médico. Cuando se quiera terminar la dieta, el regreso a una alimentación más completa tiene que ser paulatina para no causar estragos en el organismo.

Por: María Mercedes Castro