Nov 12

La Briciola, la verdadera Italia

La historia comenzó hace veinte años y seis meses, cuando el italiano Fabio Marotti, amante de la buena cocina, tuvo la acertada visión de emprender un proyecto gastronómico que resultó ser, finalmente, un éxito evidente. La Briciola Ristorante Italiano cumple en este 2018, veinte años de ofrecer los mejores sabores, calidad y servicio. “Vivíamos en Italia con mi esposa, quien es cuencana, y en una vacaciones que vinimos a Quito nos percatamos que esta ciudad tenía mucho potencial para iniciar un restaurante, así que lo levantamos y aquí estamos dos décadas después”, cuenta el propietario de La Briciola.

La propuesta culinaria de este magnífico restaurante nace de la intrínseca comida italiana; aquellos platos tradicionales que surgen en la cuna familiar, esas delicias que solo se encuentran en el comedor de la nona y que nos transportan a lugares de ensueño. Esto lo podría decir cualquiera, sin embargo, la notable diferencia es que Fabio Marotti se ha encargado de que el producto final que ofrece a su clientela sea de una calidad incomparable, utilizando todos los ingredientes originales de Italia, productos importados como vinos, aceite de oliva, prosciutto, aceto balsámico de Modena, incluso los tomates son italianos, embutidos y muchos más.

Todos los insumos importados pertenecen a una compañía paralela, Italcom, la que cumple con apoyar el proyecto de La Briciola de manera integral, suministrando todos los ingredientes claves de la cocina italiana.

Así mismo, la empresa cuenta con una finca en Puembo, la cual se creó justamente para proveer al restaurante de productos naturales verdaderamente orgánicos, hortalizas, legumbres, frutos que no llevan químicos y que gozan de riego con agua potable y excelente control de calidad en los procesos. “La frescura y manejo de los productos orgánicos es la clave para que un plato sea realmente exquisito”, señala el italiano.

Este 2018 ha sido un año de mucha prosperidad para La Briciola Ristorante Italiano, el público se ha mostrado más fiel que nunca y receptivo, a pesar de que mantiene casi la misma carta desde sus inicios, con precios asequibles. Sin duda, los comensales aprecian la innegable identidad y esencia que guarda este proyecto, y es sin duda uno de los principales motivos de su trayectoria. La Briciola es un lugar tan bien instaurado que luego de todos estos años, no necesita innovar ni renovarse. Verdaderamente, de muy pocos lugares se podrá decir lo mismo.