Feb 22

Historia tallada en piedra

La imponente mirada del Rushmore. 150 años de la historia de Estados Unidos se plasman en una montaña de granito, ubicada en Keystone, Dakota del Sur. Se trata del monte Rushmore, un conjunto escultórico que recrea los rostros de los primeros presidentes de ese país: George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln. Gutzon Borglum y su hijo Lincoln fueron los escultores. En los alrededores del monte Rushmore no hay alojamiento, pero sí senderos para realizar caminata, un museo para conocer la historia de los presidentes, y se puede visitar las villas patrimoniales de Lakota, Nakota y Dakota, tribus de indios americanos que han poblado esa tierra por miles de años. Cada una de las cabezas mide 18 metros de altura y, en promedio, la nariz de cada presidente mide 6 m, la boca 5,5 de ancho y los ojos unos 3,4 m de un extremo a otro.

Un rey con corazón de roca.Decébalo fue el rey de los dacios, como se llamaba antes a los habitantes de la actual Rumania. Fue el guerrero que tuvo que enfrentar el Imperio Romano durante años. Tal vez por eso el empresario rumano Iosif Constantin Dragan decidió tenerlo presente en la historia a través de una escultura de roca que es la más alta de Europa. La cabeza de Decébalo se encuentra en la orilla del río Danubio, cerca de la ciudad de Orsova. Fue solamente en 1994 cuando se inició su tallado, que fue terminado en el año 2004. La escultura mide 40 metros de altura.

Las heridas de la historia. Es en la ciudad de Lucerna, en Suiza, en donde se puede topar con la belleza de esta escultura. Un león herido de muerte, una imagen de la fuerza derrotada, conmemora la muerte de más de 700 mercenarios de la Guardia Suiza durante la Revolución Francesa, cuando defendían el asalto al Palacio de las Tullerías en París. La escultura está tallada en roca arenisca, mide 6 metros de altura y 10 metros de largo. El león reposa sobre un escudo con la flor de lis de la Monarquía francesa, junto al cual también está el escudo con el emblema de Suiza. La obra se inauguró en 1821.