Ene 15
Fitness_NuestroMundo

FITNESS: LA MILLONARIA INDUSTRIA

Por: José Luis Cañizares

DESDE UNA INCIPIENTE EDUCACIÓN FÍSICA MODERNA, INICIADA EN EL SIGLO XIX EN EUROPA, HASTA LLEGAR A CONVERTIRSE EN UNA MAQUINARIA SÓLIDA E IMPARABLE, LA INDUSTRIA DE LA “VIDA SANA” NUNCA HA CESADO DE CRECER E INNOVARSE…

Pensar en un mundo donde la necesidad de mantenerse saludable o tener una figura adecuada a ciertos estándares no sea una constante en la vida de los seres humanos resulta, hoy, prácticamente imposible. Sobre todo, se debe considerar que la industria del fitness y del bienestar genera más de 100.000 millones de dólares a escala global. 

Pero hay que entender cómo y de dónde viene todo ese movimiento millonario, que pasó de ofrecer un acondicionamiento físico muy básico, a los aeróbicos, después a las máquinas de gimnasio, la ropa de última tecnología, las aplicaciones para el celular, entre otros. Ya en el siglo XXI llegó el constante bombardeo publicitario, que abarca más allá de la búsqueda del bienestar físico, hasta convertirse en un verdadero estilo de vida y que ahora ofrece lo más trendy: las fitness-boutiques para ejercitarse. El mercado entonces es vibrante, amplio, sorprendente y, en Ecuador, aún está listo para ser explorado.

La industria del ejercicio, para la historia social contemporánea, fue la reafirmación de la clase media oficinista estadounidense que, a mediados de los años sesenta, necesitaba encontrar alguna forma de mantenerse saludable y, sin saberlo, se convirtió en el ecosistema adecuado para que este negocio naciera. De hecho, la idea del fitness como una herramienta para lograr una buena condición física, provino del deterioro constante de su salud que tuvo esa generación. La mayor parte de trabajadores fumaba, bebía, era sedentaria, se alimentaba con comida chatarra a la mano y no tenía interés alguno en cambiar su rutina.

SEGÚN LOS ANALISTAS DE LA INDUSTRIA GLOBAL, EL MERCADO DE ROPA DEPORTIVA ESTÁ EN AUGE. SE PREVÉ QUE EL SECTOR ACUMULE $231,7 MIL MILLONES PARA 2024. EL CRECIMIENTO DEL SECTOR SE DEBE A LA MAYOR PARTICIPACIÓN EN ACTIVIDADES DEPORTIVAS Y AFINES, A MEDIDA QUE LA POBLACIÓN CAMBIA A ESTILOS DE VIDA MÁS SALUDABLES.

Fue así que, en 1968, el doctor Kenneth Cooper —considerado el padre del movimiento fitness— lanzó su best-seller: Aeróbicos. Este libro vendió más de 30 millones de copias e implantó la idea de que es más fácil prevenir las enfermedades a través de la salud física, que tratarlas una vez que aparecen. Este aporte fue tan importante para la industria que, de 1960 a 1987, en Estados Unidos, el número de personas que afirmaba hacer ejercicio de manera regular aumentó en 45%. Cifra que, al parecer, no ha terminado de crecer durante más de cuatro décadas. 

Durante este tiempo, se ha visto nacer y morir a varias industrias, pero la del fitness ha salido airosa, incluso de las graves crisis económicas que han golpeado al mundo occidental, ¿por qué? Al parecer, según varios analistas, este sector encontró la fórmula perfecta de negocio, pues mezclan: el deseo de permanecer sano; los nuevos estándares físicos; la necesidad de encajar o pertenecer; la cultura y las expectativas corporales; los roles cambiantes de la mujer, con la masificación a través de los medios de comunicación.

En realidad, estos dos últimos han sido grandes aliados de la industria. Por ejemplo, en 1982, la actriz estadounidense, Jane Fonda, estrenó una cinta con su rutina de ejercicios, que marcó un hito en la historia de la masificación del ejercicio. Este video ha vendido más de 17 millones de copias y Fonda, en entrevistas actuales, ha asegurado que continúa recibiendo cuantiosas regalías por sus ventas. 

De esta manera, las cintas con rutinas no solo se volvieron un ícono de las décadas del ochenta y noventa (como el gran hit de Cindy Crawford), sino que permanecieron en la cultura occidental y se han transformado en tutoriales, aplicaciones, innumerables clases e, incluso, videojuegos. 

Es así que, según el International Health, Racquet and Sportsclub Association (Ihrsa), esta industria genera alrededor de 30.000 millones de dólares, tan solo en Estados Unidos. En Latinoamérica, Brasil y México siguen los mismos pasos: el fitness genera alrededor de 2.100 millones y 1.800 millones de dólares, respectivamente.

En el caso de Brasil, además de ser el segundo mercado más grande de ejercicio del planeta, después de Estados Unidos, esta industria se fundamenta prácticamente en gimnasios low cost. Este país tiene alrededor de 34.509 centros de acondicionamiento físico, con más de 9 millones de miembros activos. 

Por otro lado, en México, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), este sector ha crecido en 21% en los últimos tiempos. No obstante, los gimnasios y los centros deportivos no son los más usados; pues tan solo el 2,5% de la población ha reportado ser socio de alguno de estos negocios. Por lo que los ingresos de la industria provienen, principalmente, de la venta de productos y artículos afines. 

Globalmente, este sector ha ido creciendo entre el 3% y el 4% anual durante los últimos 10 años; sin ninguna muestra de que este incremento se vaya a desacelerar en un futuro cercano. En la actualidad, según Forbes, el 20% de los estadounidenses, por ejemplo, tiene una membresía a un club de fitness y, además, se espera que este porcentaje se duplique en la próxima década.

LA EVOLUCIÓN DEL FITNESS

Aun cuando los artículos de ejercicio para el hogar, los gadgets biométricos y los productos de televentas siguen en boga, existe una tendencia mayor en el mundo de la actividad física, que representa una gran oportunidad de inversión: las fitness-boutiques.

Estos centros ofrecen a los usuarios servicios que van más allá del ejercicio mismo. Sus miembros pueden encontrar diferentes clases, asistencia nutricional, espacios de socialización, demás de eventos que dan una sensación de comunidad y experiencia fitness. 

Según Ihrsa, este tipo de negocio es el que ha venido creciendo más rápido en la categoría de salud y ejercicio en el mundo; de hecho, entre 2013 y 2017, el número de membresías a las fitness-boutiques ha crecido en un sorprendente 121%. En Estados Unidos, por ejemplo, el 40% de miembros de un centro de acondicionamiento físico pertenece a una boutique.

Por este motivo, revistas como Entrepreneur y Forbes señalan a estos negocios como uno de los más rentables. En la actualidad, esta industria ofrece constantes actualizaciones y facilidades de promoción, a través de los nuevos medios de comunicación masivos, como son las redes sociales.