Mar 11
Empresas_innovadoras_NuestroMundo

EMPRESAS INNOVADORAS: ¿QUÉ LAS HACE DIFERENTES?

Por: Abraham Mora

Con una competencia feroz y cada vez mayor, es necesario que las empresas innoven, desarrollen y mejoren productos y servicios con la finalidad de mantener una competitividad en un mercado cada vez más saturado de opciones para los consumidores.

Es claro que la palabra innovación se ha convertido en una obsesión para la gran mayoría de empresarios, y seguramente fue parte de las metas para este nuevo año. Para muchos tiene que ver con tecnología, licencias, patentes o con simplemente ser creativo.

Si bien, la innovación permite que las compañías sean más competitivas y que el consumidor vea a sus marcas como únicas y diferentes, para que esta contribuya al avance de las organizaciones debe diseñársela como un proceso que va desde el principio hasta su implementación. Eso marcará la diferencia en el resultado.

Contar con un proceso estratégico innovador permite que las empresas sean más rápidas para adaptarse a los cambios que el mercado impone, ya que cada vez está más subyugado por el desarrollo tecnológico y sistemas de información. Grandes firmas como Facebook, Google, Netflix, que nacieron en una era digital o empresas como Apple, American Airlines que vienen de épocas más planas han logrado mantenerse a la vanguardia bajo un denominador común: cultura innovadora. Esto permite que la innovación forme parte de sus objetivos estratégicos y sobre todo de su día a día. Cuando las empresas no cuentan con un proceso de innovación formal como parte de su cultura, se terminan escogiendo proyectos que únicamente “suenan bien y a la moda”. ¿Cómo fomentar esta práctica?

EL DESIGN THINKING:
Es una metodología centrada en el usuario y orientada a la acción cuyo objetivo es generar soluciones innovadoras de acuerdo a problemas detectados en un determinado marco de trabajo. Las empresas reúnen a uno o dos trabajadores de distintas áreas por semana o dos veces por mes y empiezan a obtener sus ideas para trabajar en ellas.

EL MODELO CANVAS:
Es una estupenda herramienta de creatividad e innovación que cada día cuenta con más adeptos en el mundo empresarial. Es una forma rápida, visual y sencilla de ver dónde se está, con qué recursos se cuenta y qué camino se debe seguir para alcanzar las metas. Aquí el jefe de cada área o dirección debe lograr que los colaboradores desarrollen dos modelos Canvas, uno a nivel personal, el cual no lo revisa, y otro enfocado para alcanzar metas a corto plazo según los objetivos de trabajo. Este se lo debe revisar periódicamente tanto para retroalimentar como para empoderar el trabajo creativo del empleado.

EL BRAINSTORMING:
O lluvia de ideas, permite juntar a un grupo de trabajadores en un ambiente relajado y sin presiones para discutir y pensar sobre un proyecto previamente planteado. En este sentido, es un proceso interactivo, no estructurado, que ayuda obtener lo mejor de la capacidad creativa e innovadora de los colaboradores involucrados en un mismo asunto. Generalmente, los participantes son escogidos al azar y con el fin de asegurar que la actividad fluya de la mejor manera. Deben dejarse a un lado prejuicios, críticas negativas y juicios valorativos sobre las contribuciones de los participantes, pues todas las ideas son válidas.

*Otra diferencia marcada por las empresas innovadoras es que mantienen una comunicación horizontal con los trabajadores para que estos se sientan más comprometidos con los proyectos de desarrollo. Y este compromiso únicamente se lo logra por medio de personas dispuestas a arriesgar y emprender por medio de ideas de grandes cambios.