Ago 09
chocolate-Sofia Tinajeto-acne-energia-peso

El chocolate del placer al beneficio

Pasión, placer, adicción. El chocolate dispara múltiples sensaciones. Asimismo, es protagonista de estudios científicos sobre su influencia en el organismo del ser humano así como sus beneficios. Tan apetecido, que siglos atrás era la bebida reservada para las clases privilegiadas. Los conquistadores de siglo XVI lo bebían para refrescarse, y los colonos lo tomaban al menos dos veces al día según escribe el chef Pierra Hermé. Y en la España de siglo XVII, el chocolate era el preferido de la aristocracia y del clero.

En la etapa premenstrual, disminuye la serotonina en el organismo, por ello, comer chocolate, equilibra sus valores y produce una sensación de bienestar.

Fuente de energía. El chocolate tiene entre 520 y 550 calorías por cada 100 gramos. Contiene sustancias psicoactivas, y es un estimulante del sistema nervioso; favorece la vigilia, los reflejos y el trabajo intelectual. Cien gramos de chocolate negro corresponden a 33% de cantidades diarias de magnesio, que es un inhibidor del cansancio. A 30% de fósforo, que es beneficioso para la memoria; 27% de potasio, un antídoto del cansancio muscular; y 25% de cobre, 20% de hierro, 13% de calcio. Asimismo, contienen vitaminas E, D, B1, B2, B5.

Calma el síndrome premenstrual. Ingerir chocolate antes y durante el período menstrual ayuda a disminuir los cambios de humor, y a levantar el ánimo, por las sustancias que tiene este alimento: feniletilamina y serotonina, según escribe Adriana Ortemberg, en su libro Pasión por el chocolate. En 2016 un equipo de endocrinólogos y expertos determinaron que la ingesta de alimentos está influenciada por factores neuroquímicos, hormonales, fisiológicos y sicológicos. En la etapa premenstrual, disminuye la serotonina en el organismo, por ello, comer chocolate, equilibra sus valores y produce una sensación de bienestar.

chocolate-Sofia Tinajeto-acne-energia-peso 2

Chocolate. © Shutterstock

Mejora las funciones cognitivas. En 2012, un equipo de investigadores de la Universidad de L’Aquila realizó un estudio a 90 personas que presentaban disminución cognitiva leve, como síntoma previo al Alzheimer. Consistió en analizar los efectos que tenían al tomar una bebida de cacao con dosis moderadas o elevadas de flavonoles.  Luego de ocho semanas, las funciones cognitivas era superiores de aquellas personas que solo tomaron dosis pequeñas. Según un estudio realizado a través de cuatro décadas, las personas con consumo frecuente de chocolate lograron un mejor desempeño en las pruebas de cerebro.

Baja la presión arterial. El consumo de chocolate se relaciona con la disminución de la presión arterial y la vasodilatación periférica. Se ha detectado una reducción consumiendo 100g de chocolate negro durante dos semanas, en personas sanas o ligeramente hipertensas. Este efecto posiblemente sea debido a su contenido en flavonoides. 

Hidratación para el cabello. Aplicándolo mediante un masaje capilar y mezclado normalmente con keratina, el chocolate aporta grandes nutrientes al cabello. Por un lado, la vitamina B1 lo nutre e hidrata mientras que el magnesio aporta efectos antioxidantes que le proporcionan una mayor elasticidad. Además, la teobromina mejora la circulación y oxigenación del cuero cabelludo lo que ayuda a potenciar su crecimiento y recuperación, haciendo que luzca un cabello más fuerte y sano.

Según un estudio realizado a través de cuatro décadas, las personas con consumo frecuente de chocolate lograron un mejor desempeño en las pruebas de cerebro.

Mascarillas. Se pueden encontrar infinidad de recetas de mascarillas para la piel, a base de chocolate. Se debe a que las semillas de cacao contienen hasta 50 % de aceite. El aceite esencial contiene 50% de linalol, un ácido alifático y algunos ésteres. Por ello, puede ayudar para la piel prematuramente envejecida.

Regulación del colesterol. Las características de la grasa presente en el cacao y en los chocolates son muy favorables porque el ácido graso saturado predominante tiene un efecto neutro o ligeramente favorable respecto a la regulación de los niveles de colesterol plasmático.

Protector ante el cáncer. En la ciencia existe un consenso de que los antioxidantes -naturales o sintéticos- tienen un efecto oncoprotector. Algunos estudios muestran asociación entre la inhibición de los procesos carcinogénicos de los polifenoles del cacao al estudiar los riesgos de distintos tipos de cáncer en animales o humanos que consumen manteca de cacao o chocolate.

Cien gramos de chocolate negro corresponden a 33% de cantidades diarias de magnesio, que es un inhibidor del cansancio.

Los mitos del chocolate

Peso. No se incrementa por el consumo de chocolate, siempre y cuando se trate de chocolate puro y de calidad. Digestión. No produce indigestión. Se sugiere tener en cuenta el tipo de dieta que se sigue, antes de echar la culpa al chocolate. Caries. El cacao contiene diferentes sustancias anticaries: taninos, flúor y fosfatos. Sin  embargo, por la presencia de azúcares, es recomendable cuidar la higiene bucal.  Acné. Hacia 1969, un grupo de científicos realizó un estudio que contó con 65 participantes. Debían comer una barra de chocolate diaria durante un mes. Luego del seguimiento, se determinó que no hubo ninguna consecuencia relacionada con el acné.

Por:  Sofía Tinajero Romero