May 09
Ecuaviche_NuestroMundo

ECUAVICHE, UN MAR DE SUEÑOS

Por: María Isabel Sánchez

Las redes llegan al puerto, se vacían en segundos mientras los pescadores se organizan para clasificar la pesca del día. En cuestión de minutos se almacenan en frío jugosos filetes de excelente calidad. Preservarlos bajo las mejores condiciones es crucial. Dentro de las primeras 24 horas la correcta cadena de frío determina el resultado final. En Ecuaviche esta es una de las tantas razones de su indiscutible éxito, sin embargo, la clave se encuentra en la constancia que ha permitido convertir en realidad un sueño.

Norma Castillo, propietaria de Ecuaviche creció rodeada de los sabores del mar. Nació y se crió en La Concordia hasta los 11 años de edad, en donde los ingredientes procedían de la tierra e iban directamente al fogón. Esos aromas orgánicos y naturales se plasmaron es su olfato y hoy son su inspiración para lograr esa sazón irresistible y particular que nadie puede descifrar.

Si bien hoy en día Ecuaviche es un proyecto consolidado, su comienzo se vio mermado por obstáculos, envidia y una sobrecarga de trabajo que pocas mujeres -a tan corta edad- podrían enfrentar solas. “Nadie creía que lo iba a lograr, apostaban que iba a darme por vencida al poco tiempo”, cuenta Norma. Con sus dos hijos a cuestas, emprendió su modesto negocio en un pequeño local ubicado la Real Audiencia con una cocineta, un refrigerador y cuatro mesitas. Desde muy temprano, a las 03:00 de la madrugada, salía con sus niños al mercado de La América a comprar el pescado y los mariscos frescos, y era ella quien luego cocinaba, atendía, servía, limpiaba, cobraba y cerraba el local para repetir las tareas al día siguiente. Todo ese sacrificio se ve reflejado en la excelente calidad de los productos, locales y servicio de este referente de la gastronomía tradicional costeña.

El hambre nos llega por los ojos, así como también las primeras impresiones. Contrario a lo que podemos esperar de cualquier marisquería en Ecuaviche reina la pulcritud. Parte del mensaje es mostrar al público el cuidado con el que se trabaja en la cocina vista, en donde el personal tiene la libertad de mostrar a su clientela los procesos de higiene que garantiza un producto saludable y absolutamente delicioso.

La cola para hacer el pedido es interminable, sin embargo, la gente espera. Avanza con velocidad, pero los comensales no dejan de llegar. Quienes ya han tenido el placer de saborear las recetas de Norma no mal gastan su tiempo y su dinero en otro lugar. Nada se puede comparar con el impresionante caldo de bola, receta original de la joven propietaria, del cual nos revela que la base del mismo está preparada en carne de res, mas no de pescado. La bola está rellena de carne y el toque costeño se impregna en el infaltable verde con maní, el “aliño mágico”, y por supuesto los mariscos que los acompañan.

Norma siempre está innovando con sus propuestas, recientemente presentó el viche a su estilo, el cual asegura quedó espectacular. Sin embargo, los platos predilectos no pueden faltar, como es el caso del ceviche blanco el cual si bien es básico, su preparación es perfecta ya que cuenta con cebolla, hierbitas, aceite, tomate y pimienta, bajo una buena dosis de camarón, concha, calamar y cangrejo. Así mismo el arroz y el encebollado múltiple, con el aliño especial de Norma y la correcta selección de mariscos se llevan más de una ovación.

¿Qué tiene este famoso aliño tan sabroso? “Empecé probando con algunos polvos que compraba en el supermercado, pero algo no funcionaba del todo. Entonces creé mi propio aliño 100% natural hecho a base de cebolla, tomate, ajo, todas las hierbitas que te puedes imaginar, pimienta y sal; nada de químicos. Este condimento lo uso en casi todos los platos, no hay que dejar de ser creativos”, señala la joven empresaria. A diferencia de otros locales, Ecuaviche se preocupa por brindar productos de calidad para que la experiencia del cliente sea satisfactoria de inicio a fin. Es por eso que no dejan de probar con nuevos ingredientes y materia prima de excelente procedencia.

Cuando se trata de mariscos la cadena de frío es primordial y la selección de los proveedores es muy importante. Ecuaviche cuenta con bodegas y cuartos fríos en donde se almacena el producto fresco que llega máximo luego de 24 horas desde la pesca. El cuarto frío logra congelar el producto en apenas tres horas por lo que no pierde sus cualidades. Norma explica que cuenta con alrededor de tres proveedores por cada producto, pues uno solo no podría abastecer su gran demanda. De esa manera, las conchas provienen de San Lorenzo y Colombia, el cangrejo, el calamar y el pulpo vienen de Perú, el camarón de Manta y todo lo que es pescado lo trae desde Esmeraldas. Por otro lado, cuenta con una finca en Santo Domingo de los Tsáchilas en donde cultiva el resto de productos de manera orgánica para abastecerse de verde, yuca, naranja, limón, entre otros.

“No estudié gastronomía, soy empírica en mi oficio” señala Norma convencida que su empresa es más que una buena fórmula culinaria. “Sin el excelente personal con el que cuento nada de esto sería posible. Son 150 personas, cientos de familias que están vinculadas y a las que Ecuaviche brinda trabajo y oportunidades. Hay personas que están conmigo desde los inicios de este proyecto hace más de quince años. Les debo un trabajo digno y agradable, en el que puedan sacar lo mejor de sí”. Esta es otra de la razón, quizás de las más importantes, por las cuales en este lugar se encuentra la mejor comida del mar.

Actualmente Norma trabaja con su familia; su padre y sus hermanos de unieron al proyecto cuando este empezó a crecer y hacían falta manos. Cuentan con tres locales, el principal y la sucursal en la Real Audiencia y el otro en sector de la Mariscal, en la Vintimilla y Tamayo. “Yo empecé con un sueño que se hizo realidad, llegar hasta acá no ha sido fácil, pero vivo un día a la vez, comprometida con mi equipo y mi personal, de la mano de ángeles que han guiado mi camino”, expresa esta mujer inspiradora.