Abr 11
Farándula_Politica_NuestroMundo

DE LA FARÁNDULA A LA POLÍTICA Y DE LA POLÍTICA AL ¿ÉXITO?

Por: María Fernanda Arauz

PERSONAJES CONOCIDOS EN EL MUNDO DE LA FARÁNDULA, EXITOSOS EN EL DEPORTE, DESTACADOS EN LA MÚSICA E INCLUSO INFLUENCERS DE NICHO, SON LAS NUEVAS CARAS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SI BIEN NO ES UN FENÓMENO NUEVO, SIGUE CAUSANDO INCONFORMIDAD EN EL ELECTORADO.

Las actrices Angélica Rivera, Carmen Salinas en México; el payaso Tiririca en Brasil, la deportista Leyla Chihuán en Perú; los actores Toni Cantó en España, Maité Orsini en Chile y el futbolista Cuauhtémoc Blanco son solo algunos de los personajes que han emergido de la farándula y han ocupado importantes cargos públicos. La lista es infinita y en ella también están deportistas, cantantes y decenas de profesiones que, en esencia, están lejos de la diplomacia política.

Con los años, su poder con las masas se ha intensificado gracias al desarrollo de las tecnologías y las redes sociales que aumentan o disminuyen sus acciones en sociedad. Para entenderlo mejor, Rodrigo Jordán, asesor en comunicación política y catedrático universitario, explica que todo candidato que desea alcanzar un cargo de poder pasa por una etapa básica llamada conocimiento. Nadie vota por quien no conoce. En este primer punto este tipo de rostros ya tienen el terreno ganado y su espacio en la palestra política lo poseen previamente al ser conocidos por la sociedad. Más adelante, en la política, se maneja la movilización de empatías. “Cuando los votantes los observan terciando por un cargo, se moviliza una mayor asociación con ellos porque como se los conoce, se cree que pueden desempeñar un cargo público. Los electores no consideran si están o no preparados para hacerlo, solo hay una carga alta de emocionalidad”.

En México, por citar un ejemplo, a inicios del año pasado se postularon 14 actores, exfutbolistas, cantantes, etc., para desempeñar alcaldías, gobernaciones, senados y diputaciones. Subieron al escenario político el actor Sergio Mayer, la actriz María Rojo, la cantante Rocío Banquells, el galán de telenovelas Eduardo Capetillo, entre otros. Un segundo ejemplo es Estados Unidos, donde Donald Trump ganó la Presidencia de la República por su exposición como celebridad polémica, mas no como empresario. Y entre 1981 y 1989 fue huésped de la Casa Blanca Ronald Reagan, actor antes que presidente.

A inicios de febrero ganó las elecciones presidenciales de El Salvador, Nayib Bukele, conocido como el 72 presidente millennial. Un político que supo adaptarse a los nuevos tiempos y a los nuevos discursos. Su estrategia fue manejar un mensaje irreverente ante la desgastada política tradicional. Un candidato que lucía jeans, calcetines de colores fuertes y la gorra con la visera hacia atrás, se ganó la simpatía de los jóvenes votantes, a quienes los mantuvo conectados vía redes sociales, y sus propuestas las presentaba en Facebook Live.

Farándula EC
El show business responde también a un desgaste a nivel global de la política, explica Natali Becerra, consultora en comunicación estratégica con experiencia en campañas y comunicación política. Los jóvenes, que son la mayoría de los electores, ya no creen en los candidatos, “están hartos porque vienen de desencanto en desencanto y no quieren oír hablar de la política”.

Estos jóvenes apáticos en la actualidad tienen acceso a una comunicación inmediata. El candidato compite con Facebook, Instagram, Snapchat, YouTube. “Ellos comunican los mensajes electorales al tiempo de lo que pasó en la fiesta de ayer o lo que hace la mejor amiga; hay que encontrar fórmulas diferentes para un electorado que se informa rápidamente”, etc.

A decir de Jordán, lo más preocupante es que una vez que los electores votan por este tipo de candidatos y los apoyan por las empatías, pierden con ello la capacidad de solicitar una rendición de cuentas de lo que han hecho o lo que han dejado de hacer. Ante los ojos del votante se los ve actuando en la esfera política y no existe un arrepentimiento, si el candidato no cumplió con la gestión porque el voto fue resultado de emociones y no de factores lógicos de análisis de calidad de gestión.

Se debe tener claro también que el voto es un proceso más emocional, que lógico. Ninguna de las personas que van a elegir a un candidato estudian el plan de gobierno, investigan o leen los planes de trabajo. Las personas lo hacen de forma emocional, sobre la base de dos factores; la imagen, NUESTRO MUNDO AIR MAGAZINE 73 ya que a los tres segundos de observar al candidato el cerebro se hace un concepto de cómo puede ser en el poder (movilización de empatías); y, al momento de sufragar lo hace por esa conexión emocional.

En Ecuador las próximas elecciones seccionales serán el 24 de marzo, con más de 80 mil candidatos inscritos según el Consejo Nacional Electoral, y aquí no podía faltar la farándula. El Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero tiene en su mayoría figuras conocidas de la televisión como candidatos a concejales de Guayaquil: Jorge Rodríguez, Andrés Guschmer, Úrsula Strenge y Mayra Montaño. Mientras que Carlos Luis Morales se postuló para la Prefectura del Guayas. Como candidato a alcalde de Balzar (Guayas), por el Movimiento Ecuatoriano Unido, está el actor cómico Tomás Delgado, ‘La Vecina’.

LOS PERSONAJES TELEVISIVOS TIENEN UNA VENTAJA SOBRE EL ELECTORADO: LOS VOTANTES SIENTEN QUE LOS CONOCEN Y POR ENDE CREEN QUE ELLOS, A SU VEZ, CONOCEN SUS NECESIDADES.

El panorama es similar en Quito, para la alcaldía están: el radiodifusor Jorge Yunda, la exmiss Ecuador y actriz María Sol Corral y el entrenador de fútbol Carlos Sevilla. En los concejales se encuentran el periodista Bernardo Abad, postulado como concejal por el Distrito Norte de Quito con el apoyo del partido Izquierda Democrática. La exreina de Quito Angie Vergara es candidata a concejala por el Distrito Sur por Democracia Sí.

Como postulante para la viceprefectura de Pichincha de la Izquierda Democrática está la cantante de tecnocumbia Kerly Morán. En Cuenca, el marchista olímpico Jefferson Pérez aspira a la alcaldía de su ciudad.

¿Qué deberían hacer los partidos políticos, además de reclutar famosos, para que gente sin experiencia llegue a desempeñar cargos públicos? La experta, Natali Becerra explica que deben haber escuelas formativas entre los partidos que preparen a sus futuros candidatos de forma integral; ir más allá de la visita a los barrios o de propuestas generales que no abordan a profundidad sus necesidades. Entender que esta formación requiere tiempo y no un par de meses antes de la contienda. Saber cómo manejar la comunicación política, la administración y políticas públicas, etc. “Analizar desde los talentos y habilidades a qué parte de la política se puede servir, porque la política es para servir y no para servirse de ella”.