Oct 17

¡Cuida tu piel! La protección solar es indispensable en todo momento del año

Más allá del fuerte sol del verano, los abruptos cambios climáticos, la radiación y la contaminación son factores que alteran y dañan la piel. Es necesario tomar precauciones e hidratar el organismo de manera adecuada.

El cuidado de la piel es más importante de lo que creemos. Hoy en día, protegerla de la radiación se ha convertido en uno de los principales consejos de los especialistas.

Según el Instituto Nacional de Investigación espacial, en la categorización de los niveles de rayos UV en Sudamérica, Ecuador se ubica entre los países con la más alta exposición; razón por la cual es indispensable tener una adecuada protección solar las 24 horas, los siete días de la semana.

Debemos tomar en cuenta que los tipos de radiación son tres: UVB, UVA e Infrarrojos.

Los rayos UVB:
Solo llegan a la epidermis que es la capa más superficial de la piel y son los principales causantes de las quemaduras y los cánceres cutáneos. Estos además provocan un aumento del grosor cutáneo y melanoma. Conocer a profundidad las consecuencias de cada uno, marcará la diferencia en el nivel de protección que utiliza

Los rayos UVA:
Atraviesan la epidermis y llegan hasta la dermis, la cual es la capa más profunda de la piel, produciendo el bronceado y el envejecimiento prematuro.

Infrarrojos:
Estos emiten la radiación en forma de calor y además producen sobre la piel una sensación térmica.

Marcela Noboa, médico dermatóloga, asegura que la radiación genera daños irreversibles que, aunque no los veamos a corto plazo, podrían tener graves consecuencias en un futuro. Si bien es cierto, los rayos ultravioletas aportan endorfinas en nuestro organismo, vitamina D y calcio, en exceso, puede crear lesiones irreversibles como cáncer de piel, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares.

La principal recomendación es usar bloqueador solar, tres veces al día, preferiblemente a las 9:00, 12:00 y 15:00, horas en las cuales se registran los mayores índices de radiación UV.

El factor de protección oscila entre 50 y 60. A pesar de que las nubes cumplen un papel filtrador de radiación no quiere decir que no debamos usar protección solar en un día nublado, pero sí podemos reducir su aplicación.

En la piel, muchos factores marcan la diferencia:
El tipo de piel es un condicionante para que las personas tengan mayor cuidado. Por ejemplo, las personas con piel blanca, cabello y ojos claros son más susceptibles a padecer enfermedades cutáneas, pues tienen menor melanina en su piel.

Otro factor de riesgo puede ser la profesión; es decir si su trabajo es al aire libre, necesitará mayor protección solar. En este punto, es necesario hablar de los niños quienes están en vacaciones o en el colegio y expuestos a los rayos solares y a la luz blanca dentro de las aulas. Para los más pequeños, es necesario educarlos en función de la prevención y cuidados; así mismo hablar con los maestros para que estén conscientes de este factor de riesgo en ciertos momentos: evitar actividades al aire libre en horas de mayor intensidad solar, ayudarles con la colocación del protector en las zonas expuestas, entre otros.

Recuerde que el bloqueador solar puede ser usado desde los seis meses de edad, tomando en cuenta que los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Con esto coincide Pamela Vásquez, dermatóloga, quien asegura que, en niños, es mejor usar pantalla solar que bloquea al 100% los rayos solares.

En adultos, el foto-envejecimiento es uno de los principales diagnósticos en clínicas dermatológicas. Resequedad, engrosamiento de la piel, ruptura de los vasos sanguíneos, sensibilidad y manchas son algunos de los síntomas que notamos cuando no tenemos protección.

Pero si el verano es su época del año favorita, debe saber que la exposición al sol debe ser, únicamente, de hasta 10 minutos. Además del rostro, debe tomar en cuenta que los ojos, manos y otras partes del cuerpo también son susceptibles a sufrir quemaduras solares. La sombra, las gafas de sol, las prendas de vestir y los sombreros son la mejor protección, según la Organización Mundial de la Salud, OMS, la cual estima que cada año se producen en el mundo 132.000 casos de melanoma maligno (el cáncer de piel más dañino que existe).

Recomendaciones según la OMS:
– Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Aproveche la sombra. Cúbrase cuando los rayos UV sean más intensos.
– Utilice cremas con filtro solar, tres veces al día.
– Evite las lámparas y las camas bronceadoras.
– Proteja a los niños. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV.