Ene 15
colaboradores y redes sociales

Conozca las formas para fortalecer la imagen corporativa de la empresa

Por: Abraham Mora

En un mundo donde la conectividad alcanza cada vez a más personas, es claro que lo que hagan los empleados con las Redes Sociales sí importa y a pesar del avance que han tenido los social media en los últimos años, la relación empleados – redes sociales debe fortalecer el involucramiento positivo para aprovechar al máximo las posibilidades que estas ofrecen.

Es muy frecuente encontrar organizaciones que prohíben el uso de las redes sociales a los empleados en horas de trabajo. De hecho, la Organización Mundial del Trabajo – OMT en su informe del año 2017, resaltó que la conexión a Internet de los trabajadores del sector público y privado se incrementó más de cinco veces en los últimos tres años. Afortunadamente, en la actualidad, la tendencia de las grandes corporaciones es potencializar el uso de las redes sociales puesto que son una de las herramientas tecnológicas más efectivas para reforzar la comunicación y fortalecer la imagen y reputación de la compañía.

Implementar y transmitir una cultura digital que impulse a las organizaciones a sumergirse en las nuevas formas de comunicación social, mejora el desempeño en el desarrollo de procesos y estimula a los empleados a que participen y se sientan comprometidos con la organización. Por eso, las empresas deben adaptar dicha cultura para sacar el máximo partido al enorme potencial que ofrecen las redes sociales.

Para cumplir con los objetivos mencionados, es importante conocer que:

1. El Social Media no trabaja solo: muchos empleados piensan que por el hecho de tener un profesional para el manejo de redes sociales no necesitan involucrarse en la comunicación de la compañía.
La importancia de contar con una cultura digital permanente permite que los empleados posteen en sus redes sociales la filosofía, los productos o servicios y demás acciones positivas hacia la sociedad ofrecidas por su organización.

2. Los empleados también son influencers: las compañías para sus campañas de mercadeo suelen contratar a personajes famosos como modelos o deportistas que tiene muchos seguidores en sus redes sociales (influencers), pero los empleados también pueden serlo, en una escala menor claro está, ya que al publicar las bondades de su empresa se hacen conocer y ayudan a la comunicación externa de la misma. Por ejemplo, pueden publicar fechas de eventos, lanzamientos de productos, recetas de cocina, artículos promocionales y por qué no, participar en el blog de la compañía.

3. Los gerentes deben involucrarse en la comunicación interna: hacer que la imagen que se transmita sea fiel a lo que la organización desea transmitir es el objetivo de los gerentes. El fomentar grupos en Facebook o WhatsApp permite que los directivos estén más cerca de sus colaboradores, por ejemplo, se puede comunicar sobre temas relacionados a las diferentes actividades desarrolladas en otra sucursales nacionales o internacionales y así el grupo estará atento a todo lo que la compañía realiza fuera de sus oficinas, y optar por acciones similares para su empresa.

4. Las actividades en redes sociales son para todos: tanto los gerentes, jefes y colaboradores deben participar en los distintos eventos que la compañía publica en sus redes sociales; por ejemplo, participar en rifas, sorteos, promociones o activaciones como “sube tu foto por el día de la hispanidad y participa por un crucero para dos personas”, entre otros. El ejemplo debe venir desde casa para que la sociedad sea activa y se involucre más con la empresa o la marca.

Finalmente, el cuidado por parte del empleado y el manejo responsable de sus redes sociales tanto a nivel personal como corporativo coadyuva a que la imagen de la compañía esté en la lista blanca de la web. Así mismo, se debe incentivar de forma positiva la mejora de sus capacidades “sociales” para mejorar sus perfiles de redes, chats, grupos de trabajo, etc., con el fin de enaltecer de forma positiva la imagen de la empresa.