Oct 24
CompetenciasDigitales_NuestroMundo-10

COMPETENCIAS DIGITALES: HABILIDADES DEL FUTURO

Por: Christian Hidalgo

EN LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, LAS ORGANIZACIONES AUMENTAN CADA AÑO SUS INVERSIONES EN AUTOMATIZACIONES Y DIGITALIZACIONES, PERO ¿ESTÁN PREPARANDO A LOS LÍDERES PARA MANEJAR ESTAS HERRAMIENTAS?

Según el séptimo estudio realizado por Deloitte Digital y la MIT Sloan Management Review en 2018, que analiza la situación actual de las organizaciones y sus retos en la transformación digital, se señala que los colaboradores de una empresa deben actualizar sus habilidades para trabajar en un entorno digital, al menos, cada seis meses. Por eso, si antes estudiar una maestría podía tomar dos años, en la actualidad, el conocimiento se vuelve obsoleto en períodos más cortos. He aquí la importancia de contar con colaboradores cada vez más curiosos e innovadores y de crear ambientes ágiles para el aprendizaje.

Asímismo, Forbes, en su en su artículo “Competencias necesarias para hacer posible la transformación digital” de 2018, destaca varias competencias necesarias para acoplarse a una cultura (E-Competence), que la Unión Europea definió como parte de las TIC, indispensables para una cultura digital. Aquí las cuatro principales.

1. Autonomía. Las estructuras organizacionales han cambiado durante los años y la manera de trabajar también. En la actualidad, es posible conectarse con colegas y líderes en otros países, ciudades u oficinas de manera remota y con trabajo basado solo en objetivos y no en horarios.

Para que el trabajo de home offices (teletrabajo) pueda funcionar de manera adecuada, se requiere de un nivel alto de autonomía pues la idea es eliminar la supervisión constante. Por este motivo, ese factor de independencia es parte importante en la consecución de objetivos.

2. Gestión de la identidad digital. En un mundo donde las redes sociales se han vuelto plataformas para comunicar y expresar opiniones, es importante también responsabilizarse con la manera en la que se actúa en dichos entornos. Además, es fundamental tener la capacidad de protegerse a uno mismo y a otros de la presión que existe en línea.

3. Administración de la seguridad de la información. Aunque las organizaciones transparentan cada vez más su información al mercado, no todo es necesariamente objeto de comunicación; en muchas organizaciones, existen categorizaciones de información que está y no permitida compartir. Como colaboradores, se puede caer en errores: compartir información confidencial de productos, a través de servicios de intercambio de archivos que no cuentan con las medidas de seguridad necesarias; compartir datos sensibles por correo electrónico, como presupuestos, nombres, números de identidad, datos bancarios etc.

4. Trabajo en red. En un entorno tradicional, compartir con compañeros y líderes en persona permite que la comunicación y el trabajo en equipo sean más rápidos y efectivos. Sin embargo, en organizaciones donde las herramientas digitales han brindado la posibilidad de colaborar con equipos de trabajo multiculturales, omnipresentes y orientados a objetivos, es primordial tener la habilidad de canalizar las metas y comunicarse en red. Así, el reto del líder en la era digital es ser un catalizador y motivador en el equipo, para promover que los miembros trabajen de manera eficiente, aun sin estar en el mismo espacio físico o geográfico.

La manera ágil en la que se desarrolla la industria nos vuelve más vulnerables a la presión. Por lo tanto, las organizaciones que buscan su transformación cultural deben desarrollar nuevas habilidades en sus colaboradores, que les permitan ajustarse a los cambios del nuevo mercado global, cada vez más digitalizado. Conocimientos como el Design Thinking, el Scrum, las metodologías Lean, entre otros, ayudan a las compañías a acelerar proyectos, procesos y servicios.