Nov 05
bomberos_NuestroMundo

BOMBEROS AERONÁUTICOS: LOS HÉROES SILENCIOSOS

LOS BOMBEROS AEROPORTUARIOS DEBEN TENER UNA PREPARACIÓN CUIDADOSA, EQUIPO CON TECNOLOGÍA DE PUNTA Y LAS DESTREZAS NECESARIAS PARA OPERAR EN CIRCUNSTANCIAS PELIGROSAS, PUES EL TIEMPO ES UN FACTOR CLAVE Y MUCHO ESTÁ EN RIESGO.

En promedio, 164 vuelos aterrizan cada día en Quito. Lo que muy poca gente conoce es que la integridad de los pasajeros y las aeronaves en tierra está bajo la constante vigilia del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SSEI): los bomberos del aeropuerto.

El objetivo primordial del SSEI es salvar vidas ante un incidente dentro del área de responsabilidad del aeropuerto. Por lo tanto, cuenta con los equipos y los medios adecuados para atender emergencias.

Los 58 profesionales comprometidos que conforman el cuerpo del SSEI son contratados directamente por Quiport y certificados por la Dirección General de Aviación Civil del Ecuador, la autoridad aeronáutica que rige la actividad aérea comercial en el país. Además de recibir entrenamiento permanentemente, tienen a su disposición los equipos más avanzados de protección personal y tecnología de punta para la lucha contra el fuego.

Los bomberos del aeropuerto de Quito son profesionales, con conocimiento técnico de cómo combatir incendios aeronáuticos y brindar primeros auxilios. Así precautelan la seguridad de los pasajeros y la tripulación ante cualquier situación de emergencia en las instalaciones aeroportuarias.

El edificio del SSEI tiene la infraestructura necesaria para albergar a los bomberos de turno, con gimnasio, habitaciones, baños y duchas, como también un centro de monitoreo y mando de las operaciones aeroportuarias y un área de garaje, donde se estacionan las autobombas al servicio del aeropuerto. Adicionalmente, es un edificio inteligente equipado con paneles solares y que ha recibido el reconocimiento Punto Verde por parte del Ministerio de Ambiente.

Quiport tiene a su mando autobombas especificadas para un aeródromo categoría 9, según las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI); vehículos con alta capacidad de descarga de más de 3.000 galones; reservas de agua en diferentes puntos del aeropuerto y cámaras infrarrojas para detectar los puntos más álgidos de un flagelo.

Según la recomendación de la OACI, los bomberos aeronáuticos deben poder llegar al punto más lejano del aeropuerto en menos de tres minutos. En el Mariscal Sucre lo alcanzan en menos de dos minutos y siempre están listos para entrar en acción.

La labor de los bomberos aeronáuticos es esencial para la seguridad de las operaciones; su dedicación al bienestar de los usuarios del aeródromo, las aeronaves y las instalaciones es inquebrantable y un silencioso protector.