Feb 25
BabyBoomers_NuestroMundo

BABY BOOMERS: LABORALMENTE EXTINTOS

Por: Christian Hidalgo

Las plazas laborales se han enfocado en buscar jóvenes que, más allá de su limitada experiencia, podrían significar un riesgo
para el empoderamiento empresarial.

Las brechas generacionales y las tendencias laborales han creado un importante cambio en las necesidades empresariales alejando a las personas consideradas mayores a un estado de desempleo que no solo mina la economía familiar sino su autoestima.

“Las empresas ahora solo contratan a gente joven” es una de las quejas y preocupaciones constantes de quienes están en busca de empleo y que pertenecen a las generaciones nacidas entre el año 1945 hasta 1964. A este segmento etario se lo ha denominado Baby Boomers. La expresión se la acuña del inglés baby boom que significa un auge de bebés y que refleja el repunte de natalidad que hubo durante la posguerra en Estados Unidos y Europa. A pesar de que las circunstancias políticas y sociales en nuestro país no eran las mismas, el término también se lo utiliza para definir a las personas de esta edad y generación.

Con respecto a la empleabilidad, los datos del mercado laboral detallan que el 30% de la población de Latinoamérica es milennial – es decir, personas nacidas desde 1981 hasta 1997- y representará en los próximos tres años el 41% de la fuerza productiva; para el 2030 superarán el 60% en el mundo.

¿Qué pasa con la generación Baby Boomers? Son personas con más de 50 años y con un nivel de conocimiento extenso forjado por años de experiencia. ¿Este cambio en las tendencias laborales está afectando su nivel de empleabilidad? la respuesta es sí. Cada vez más escuchamos sobre programas de formación para posiciones iniciales y de crecimiento para gente joven con oportunidades de desarrollo y aprendizaje.

Los estudios revelan que una persona de más de 50 años tiene menos probabilidad de encontrar un trabajo que una persona de 25 años. Según el estudio del INEC sobre la población de adulto mayor en Quito, del total de adultos mayores ocupados en la ciudad, nueve de cada diez se encuentran desempeñado labores de empleo informal, las posibilidades de encontrar un empleo formal o fijo cada vez se hacen más complejas, en un mercado competitivo, digitalmente agresivo y generacionalmente preferente por personas jóvenes.

La ONU, en su agenda 2030, destaca 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Entre ellos, el número 8 quiere enfrentar directamente a la problemática de empleabilidad en el mundo: “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”, este resulta tan poderoso no solo por el reto de generar más de 600 millones de empleos a nivel mundial, sino también por su semántica: “trabajo decente para todos”; y es que cuando hablamos de un “todo” no excluimos género, raza, orientación sexual, edad, entre otros. La responsabilidad como sociedad es la de generar empleo y facilidades para aquellos que hoy no tienen la posibilidad de alcanzar puestos de trabajo decente y cada vez más son las organizaciones en el Ecuador que empujan este objetivo.

BabyBoomers_Office_NuestroMundo

Buenas prácticas laborales

La empresa multinacional Starbucks -bajo su iniciativa de empleabilidad para adultos mayores- abrió su primera tienda atendida 100% por adultos mayores en la ciudad de México, y continuará en otros países donde opera en Latinoamérica, demostrando así que es posible dar empleo a personas de cualquier edad, las condiciones de horarios son flexibles y se permiten jornadas de seis horas.

Varias organizaciones coinciden en que es importante mantener un equilibrio en la demografía organizacional: valorar el ímpetu, el aprendizaje diario y la frescura de un millennial al mismo tiempo que valorar la experiencia, el senority y la calma de un adulto que supera esa edad. “En la diversidad está el gusto” dice el refrán y esto también es aplicable al ámbito empresarial, donde se pueden tener iniciativas que nos permitan enfocar nuestros planes de carrera y desarrollo para todas las generaciones.

¿Cómo hacerlo?

Programas de tutoría: Senior management compartiendo el conocimiento a jóvenes en desarrollo y a jóvenes digitales; así mismo enseñando tendencias actuales a los mayores que permitan crear un ecosistema de aprendizaje mutuo.

Jubilados y consultores: Una persona que decide jubilarse lo hace por dos motivos: decide descansar y dedicarle mayor tiempo a su vida personal o porque no tuvo opción. En cualquier caso, las organizaciones no deben perder de vista el valioso conocimiento acumulado en años de aprendizaje y lealtad en una empresa, y es por eso que cada vez más organizaciones contratan a jubilados para seguir haciendo consultorías en sus organizaciones.

Entrenamiento diferenciado: aunque el conocimiento puede ser universal, la manera en cómo aprendemos generacionalmente es distinta. Un baby boomer puede estar más cómodo en capacitaciones presenciales y un millennial a través de plataformas en línea; es importante tomar en cuenta esto al momento de capacitar a nuestros colaboradores.

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo, comenta: “Promover los empleos y las empresas, garantizar los derechos en el trabajo, extender la protección social y promover el diálogo social son los cuatro pilares del Programa de Trabajo Decente, con la igualdad de género como un tema transversal.”