Jun 11
Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 1

Ámsterdam la ciudad insólita

Viajar lo hace a uno modesto.
Ves el pequeño lugar que ocupas en el mundo.

Gustave Flaubert                   

Una ciudad asentada en remanentes islas e islotes, en una zona de habitual inundación durante las mareas altas de un indomable mar del Norte, que puja por entrar tierra adentro. Un ingenioso sistema de diques y canales ha permitido controlar el flujo de agua, tanto de entrada como de salida. Desde el primer asentamiento humano establecido en el siglo XII, la ciudad se ha expandido hasta llegar a ser la mayor y más bullente ciudad de su país.

Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 6

Tulipanes y molinos de viento, íconos de la nación. © Shutterstock

Es la capital oficial de los Países Bajos, llamados así por estar a nivel del mar, y en una cuarta parte de su territorio, hasta siete metros bajo ese nivel. Si bien La Haya es la ciudad donde se agrupa la administración política, la monarquía, la justicia y el parlamento del país, junto a Róterdam y Utrecht, estas cuatro ciudades conforman una de las conurbaciones (fusión de tejidos urbanos, donde cada ciudad mantiene su carácter y autonomía) más grandes de Europa. Y aunque el país es habitualmente conocido como Holanda, en realidad es una pequeña región la que lleva ese nombre, y el holandés, el dialecto de una minoría que la habita.

La ciudad capital es Ámsterdam, cuyo nombre arcaico proviene de la combinación de las palabras Ámster (una transformación del nombre del río que cruza la urbe en el sureste: el río Amstel) y Dam, dique o presa en neerlandés, el idioma oficial. Todo comenzó con la leyenda protagonizada por dos pescadores y su perro, quienes amenazados por una tormenta, decidieron recalar en las orillas del río. La historia oficial relata que un pequeño grupo de granjeros y pescadores remontaron el río, debido a que por tierra era imposible acceder: pantanos y arenas movedizas impedían cualquier intento. Pero navegando río arriba alcanzaron sus orillas y allí se asentaron a fines del siglo XII.

Ámsterdam es un lugar con una atractiva historia impresa en su
entorno, en sus edificios y
monumentos y en su relación con las aguas del río y el mar.

Nunca imaginarían que se convertiría en una ciudad que se perfila hoy como una potencia financiera y cultural de Europa y del mundo. Mucho menos habrán pensado en la ubicación estratégica que estaban ocupando, cuando siglos más tarde, pasara a ser un punto geográfico clave y enlace del comercio entre los países del sur de Europa y aquellos que ocupan las orillas del Mar Báltico, Escandinavia y los del norte de Europa.

Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 10

La bicicleta es el principal medio de transporte © Shutterstock

Ámsterdam es un lugar con una atractiva historia impresa en su entorno, en sus edificios y monumentos y en su relación con las aguas del río y el mar. Es una ciudad para ser   explorada y gozada en su efervescencia permanente. Aquí siempre está pasando algo.

El casco antiguo es, sin duda, el centro en el que se concentran las esencias. Construido en base a canales con forma de semicírculos (entre la bahía de IJ y la plaza Muntplein) y  que le fueron incorporados a la concepción original, el permanente encuentro con los canales, cuadra tras cuadra, hacen de esta ciudad un lugar insólito. Por esta abundancia de vías del agua, la ciudad fue apodada como la Venecia del Norte. Son cerca de cien kilómetros de canales, cruzados por casi mil quinientos puentes que unen noventa islas, la mayor parte construidos a partir de 1612, durante el período de alta prosperidad de la ciudad (el siglo XVII), y todos contenidos por uno de estos canales, el Singelkracht o canal periférico, que sirvió de foso defensivo en torno a la ciudad medioeval. Hoy se los puede navegar en barcos con techo de vidrio. Los tres principales canales llevan nombres ligados a la monarquía: Herengracht (De los Caballeros), Kaisergracht (Del Emperador) y el Prinsengracht (Del Príncipe), todos bordeados por olmos, un árbol de fuertes raíces que actúa como pilote. Estos canales fueron declarados por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad en 2010.

El llamado Siglo de Oro de los Países Bajos comenzó cuando logró su independencia, hecho que ocurrió después de ochenta años de la llamada Guerra de Flandes, con el imperio Español, guerra que se dio durante buena parte del siglo XVI, en que Felipe II se obstinó por dominar esta región.

Finalmente y ya libres, los neerlandeses se dedicaron a lo que conocían: la navegación, destreza por medio de la cual atravesaron océanos y conquistaron territorios donde establecieron colonias, en África, Asia (Indonesia) y América (Norte de Brasil), a través de su Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Las riquezas obtenidas en la explotación de variados recursos naturales en sus colonias, provocó que hacia 1700, la ciudad sobrepasara los doscientos mil habitantes. El procesamiento de las materias primas venidas de ultramar, la instalación de grandes astilleros y la masiva fabricación de cerveza apuntalaron una economía fulgurante. Hoy la población se acerca a los novecientos mil, aunque la mayor parte se ubica en los nuevos barrios de la periferia, como KNSM, Borneo, Sporenburg, Java y Zuidoost, con innovadora arquitectura y servicios modernos.

Oude Kerk-Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 11

Oude Kerk es la más antigua iglesia de la ciudad. © Shutterstock

Las casas de los principales comerciantes -beneficiarios de la prosperidad aportada por las colonias- se construyeron en torno a los canales, en especial en el De los Caballeros, en una zona aledaña conocida como el Bucle de Oro, algunas muy bien conservadas hasta hoy, con sus fachadas del llamado estilo barroco holandés con elementos renacentistas, características de Ámsterdam.

Los viajeros llegan a la ciudad habitualmente en el tren que proviene del Aeropuerto Shiphol o desde La Haya o Róterdam. El Aeropuerto fue concebido como una ciudad  autónoma con todos los servicios imaginables. No por nada es el décimo en el mundo y cuarto en Europa; transitan por sus anchos pasillos 52 millones de pasajeros al año y es la más importante conexión entre Norteamérica y Europa y así, como con Asia. Está a una altitud promedio de tres metros bajo el nivel del mar. En su subsuelo se encuentra una activa estación de trenes que conectan con las ciudades del país, así como con Europa entera. Cada diez minutos circula un tren que, en media hora, deja al viajero en la Estación Central de Ámsterdam, un bello edificio renacentista neerlandés de 1889, junto al puerto, en la bahía de IJ. Justo al frente se encuentra la gigantesca iglesia de San Nicolás, de estilo neobarroco y neoclásico, con interesantes vitrales contemporáneos (1912).

Uno de los primeros escenarios que se debe visitar en
Ámsterdam es la plaza Dam, su lugar fundacional.

Desde ahí, la opción más recurrida es el uso de bicicletas para visitar la ciudad, cómoda y silenciosamente. Siete millones de bicicletas recorren a diario 400 kilómetros de vías exclusivas y muy seguras que le permiten llegar adonde le sea posible pedalear. Y si se siente cansado, en el tranvía puede llevar la bicicleta a bordo.

Museo Van Gogh-Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 9

El renovado Museo Van Gogh es una visita imperdible. © Shutterstock

Uno de los primeros escenarios que se debe visitar en Ámsterdam es la plaza Dam, su lugar fundacional. Allí se encuentra el Palacio Real, construido entre 1648 y 1685. Originalmente concebido como el Ayuntamiento de Ámsterdam, fue en 1808, durante el dominio napoleónico, que fue transformado en palacio. Nadie lo habita hoy, y es usado solo para eventos oficiales.  Casi todos los días se puede visitar este fastuoso edificio, aunque en temporada alta demanda una reservación con dos semanas de anticipación.

Al frente se puede ver un gran obelisco de 22 metros de altura. Está dedicado a la memoria de los caídos durante la resistencia a la dominación nazi de la II guerra mundial. Es un espacio apacible y muy frecuentado.

En la misma plaza Dam, lugar donde se construyó la presa original de la ciudad, también se encuentra la Nieuwe Kerk o Nueva Iglesia, con su peculiar estilo gótico.

Le sucedió a dos iglesias anteriores hechas en madera, que sucumbieron al fuego en dos grandes incendios de 1421 y 1452.

Y si de iglesias centenarias se trata, este es considerado el edificio más viejo de la ciudad: la Antigua Iglesia o Oudekerk se levanta en la zona original de la ciudad, llamada De Wallen. Pescadores y navegantes la visitaban antes de emprender sus viajes. Fue transformada -del homenaje a San Nicolás, patrono y protector de la ciudad desde el siglo XIV- al culto reformista, por lo que ya no son visibles ciertas imágenes y reliquias. Perdura el inmenso órgano que es tocado en ocasiones, junto a orquestas, en impresionantes conciertos. Paradójico resulta constatar que este ícono religioso se encuentre junto al Barrio Rojo, la zona de tolerancia de la ciudad.

Los Países Bajos se caracterizaron por introducir varias leyes que reflejaron el sentimiento de tolerancia de sus ciudadanos. Ámsterdam asumió el liderazgo en priorizar la libertad, tanto en lo personal, lo sexual, así como en la aceptación del consumo de marihuana en los llamados coffee-shops. También se ubican en el Barrio Rojo, junto a buenos restaurantes de orígenes diversos: más de 150 nacionalidades diferentes comparten esta ciudad. La vida nocturna ocurre aquí.

Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 7

Los canales son las arterias de la ciudad por donde circulan diversas embarcaciones. En sus riberas acoderan barcos viviendas, costumbre tan antigua como original. © Shutterstock

Las mañanas son ideales para visitar el Mercado flotante de Flores (activo desde 1862) y admirar la diversidad de colores de sus famosos tulipanes. El viajero puede llevarse bulbos de tulipanes como souvenir.

El Hortus Botanicus es otra visita para agradar los sentidos. Es uno de los jardines botánicos más antiguos del mundo (1660). De aquí salió la primera planta de café en forma de esqueje hacia América, que fue inicialmente reproducida en la isla Martinica en el Caribe, una colonia francesa.

Imperdibles son los Jardines de Keukenhof con sus 15 kilómetros de senderos y 32 hectáreas de asombrosas flores. Un paseo por entre los impresionantes colores de 7 millones de tulipanes, jacintos y narcisos, recrea el espíritu y enciende los sentidos. Se encuentran a 40 kilómetros al suroeste de la ciudad, entre las poblaciones de Lisse e Hillegom y están abiertos de marzo a mayo.

Para continuar la admiración por esta ciudad, hay más de 50 museos. Hay algunos que destacan: la casa y museo de Rembrandt, el museo de Van Gogh, la casa museo de Anna Frank, el Rijksmuseum, el museo de la cerveza Heineken y tantos más.

Y para terminar la visita a esta inusual ciudad, el Concertgebau (1888) de Ámsterdam ofrece la mejor música clásica, jazz y pop en 445 conciertos al año en su sala mayor y 390 en su sala pequeña. Es el sitio apropiado para culminar un agitado día en la ciudad “heroica, resuelta y misericordiosa”, según reza la frase que oficialmente identifica a la insólita Ámsterdam.

bahía de IJ-Aeropuerto Shiphol-Amsterdam-Flandes-Gustave Flaubert-Herengracht-Kaisergracht-Nuestro Mundo-Prinsengracht-Renato Ortega Luere-Sporenburg 5

Al borde de la bahía de IJ, se levanta la imponente iglesia de San Nicolás, muy cerca de la Estación Central, puerta de entrada al centro de la ciudad. © Shutterstock

Datos del Viajero

  • Varias aerolíneas aterrizan en el Aeropuerto Shiphol de Ámsterdam. KLM-Air France y Delta Airlines cuentan con  más frecuencias desde Latinoamérica.
  • Es indispensable contar con una visa Schengen para ser admitido en los Países Bajos.
  • Los dos sitios oficiales para consultas en castellano son:
    www.iamsterdam.com/es y para información más amplia
  • www.holland.com/es
  •   La cocina neerlandesa tiene múltiples preparaciones, y en Ámsterdam se puede abrir el apetito con Bitterballen, una bolas de carne apanada, mantequilla y hierbas, empapadas en mostaza, o con los arenques en vinagre en carritos de la calle; degustar platos suculentos como la sopa de arvejas con salchichón y tocino, la Erwtensoep. Durante el invierno, el Stamppot, un estofado de col, chucrut y salchicha ahumada, para cerrar con el típico dulce conocido como las Poffertejs, una suerte de crepes. Terminar saboreando uno de los exquisitos quesos holandeses resulta en una cena completa, la comida más importante para los neerlandeses.

Por: Renato Ortega Luère