Oct 28
Albert Einstein_NuestroMundo

1939

RELAJADO Y LISTO PARA DISFRUTAR DE UN DÍA DE PLAYA EN NASSAU POINT, ASÍ ESTABA EL GENIO ALBERT EINSTEIN JUNTO A UNO DE SUS AMIGOS, DAVID ROTHMAN, PROPIETARIO DE UNA TIENDA LOCAL.

SU VELERO Y UN VIOLÍN
En aquel verano, Einstein alquiló una pequeña casa para disfrutar de su pasión por el velerismo y para descansar de su rutina. Los vecinos de la época afirman que lo escuchaban tocar el violín por las tardes y quienes saben más de la historia del mejor científico del siglo XX, cuentan que nunca aprendió a nadar.